Balcón de Haría. Por Gregorio Barreto Viñoly

Gregorio BarretoDe las ubicaciones de las casas consistoriales de la antigüedad en Haría

 

Resulta que el Ayuntamiento de Haría, como lo fueron todos los demás ayuntamientos en la antigüedad, no tenían Casa Consistorial propia y hasta ahí llegaba la pobreza de la época, y los alcaldes de turno, que solo eran unos agricultores, algunos con más propiedades y otros con menos, aunque algunos podrían considerarse caciques, pero que serían los menos, y una cosa que si hay que tener muy en cuenta es el hecho de que no cobraban nada en absoluto por su trabajo o dedicación al cargo, si bien llegaban a tener algunas influencias por ser algo normal que el cargo lo requería, y parece que lo encarnaba.

 

Digamos al fin que los indicados alcaldes antiguos montaban la Casa Consistorial en su propia casa particular, y no cobraban tampoco nada en absoluto, en concepto de alquileres o compensaciones, y todo ello se consideraba muy normal en la época.

 

Digamos que una de las referencias más antiguas de existencia de Casa Consistorial, en domicilio particular en Haría, fue una vivienda del que entonces fuera alcalde, Don Francisco Perdomo Cabrera, en los años de 1880, fallecido en 1881, en lo que se llamó la Calle Ángel Guerra, antes El Islote, donde luego vivió su hijo que fuera concejal, Don Eligio Perdomo Bonilla, y sus hijos Don Salvador, Don Tobías, Don Francisco, Don Dimas, Doña Dolores, y otros; hasta hace pocos años había allí una habitación grande que estaba destinada a Casa Consistorial, dentro de la casa de su propiedad.

 

Pero la cosa iba incluso más allá, porque la sede del Juzgado de Paz y su Registro Civil se custodió también en el pueblo de Máguez, en el Barrio de Tahoyo, en la casa particular del Juez, siendo entonces Juez de Paz Don Francisco Viñoly López, con una situación de varios años en el cargo.

 

Don Ginés Perdomo Brito también tuvo la Casa Consistorial en su casa, en la Calle Los Molinos, cuando él fuera alcalde en los años de 1880, cuya casa fue luego de Doña Eugenia Perdomo Rocha, que fue destinada a escuelas en varias ocasiones, y otros destinos.

 

Habría algunas casas particulares más, pero una que también fue sede de la Casa Consistorial fue una casa de dos plantas ubicada en la Calle San Juan, frente a la Ermita de este nombre, que fuera propiedad de Don Juan Pablo Cabrera Perdomo, cuando este fuera alcalde en los años de 1893 y 1898 a 1900.

 

Estando ubicada la Casa Consistorial en una casa de Don Domingo López Fontes, que entonces era el alcalde, en la Plaza de León y Castillo, donde tenía su vivienda, cuando él tuvo el cargo, en día 13 de mayo de 1904 esta casa fue pasto de un incendio que se dijo fue intencionado, concretamente en la esquina con el Callejón de Andrés Curbelo, siendo quemado totalmente el Archivo Municipal, y no se aguareció nada, y solo se salvaron algunos papeles a medio quemar, chamuscados, pasando luego la casa Consistorial, a lo que es hoy sede del Centro Socio Cultural La Tegala, de la misma propiedad y ubicación inmediata.

 

Valorándose los horrores del incendio del Archivo Municipal, el Ayuntamiento acordó vender un trozo del término de Malpaís para hacer con su producto un edificio propio de Casa Consistorial y Juzgado de Paz y también para hacer escuelas si sobraren fondos, y ya el año de 1918 se empezó a hacer la indicada y actual Casa Consistorial y Juzgado, y se terminó el año 1921, en que ya empezó a funcionar como tal este edificio, que fue ubicado sobre el Barranco de Haría, frente a la casa de Don Hilario de Páiz Ramírez, que fuera conocida por Palacio del Engrudo por algunos y que se hizo popular esta denominación.