El Mirador de Guatifay

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

gregorio

Por Gregorio Barreto Viñoly

 

 

 Ejercicio de la profesión de albañil en el municipio de Haría 

Digamos que la profesión de albañil es una dedicación que ha tenido su vigencia desde tiempos muy remotos, pues había que construirse o mejorar la casa, choza, habitación o habitáculo donde nuestros antepasados empezaron a situarse, y para eso hacía falta contar con personas ama- ñadas primero y luego profesionales, y fueron muchos los que destacaron como tales constructores en nuestro entorno.

 

Los nombres de los más antiguos albañiles o pedreros se pierde en la noche de los tiempos y se hace muy difícil llegar al conocimiento de los más antiguos, ni de los más destacados, los que antes eran mamposteros o pedreros, pero sí se han obtenido muchos referentes, de los cuales vamos a referir algunos detalles a continuación.

 

Uno de los albañiles más antiguos del municipio fue Alejandro Dorta Méndez, del que se decía que era especialista en la construcción de paredes con piedra y barro porque dejaba las paredes tan bien parejas o lisas que se decía que las dejaba planchadas.

 

Y es que ha habido en el municipio una dinastía de la familia Dorta, y así son muchos los que ejercieron tal profesión y con muy buena valoración. Referimos a Eulogio Dorta Montero; José Dorta Viñoly; José Dorta Villalba, muy bueno; Andrés Dorta Brito, que fue contratista; y Tomás Rodríguez Dorta, padre e hijo, siendo este encargado en Ayuntamiento Haría, entre otros muchos, con una buena valoración.

 

Hubo en Haría un albañil destacado llamado Eugenio Tarajano Cruz, que trabajó en la construcción de la Casa Consistorial de Haría con el maestro Bonifacio, de la Villa, y se sabe también de unos buenos profesionales en la familia Concepción.

 

Podemos destacar a otros profesionales del municipio, y vaya que hubo en el pueblo de Haría una zaga de Martín González, encabezada por Manuel Martín González, con Pedro, Juan y otros, y también algunos hijos fueron destacados, como Aquiles Martín Cruz, que fue un albañil y constructor destacado en la isla de Lanzarote, aparte de otros hijos de sus mayores, habiendo sido Don Manuel uno de los albañiles responsables que hicieron El Aljibe del Pueblo en Haría, hoy Sala de Exposiciones.

 

Igualmente hubo otra familia en Máguez con varios albañiles, y destaquemos a Eugenio Bonilla Villalba, su hijo Pedro Bonilla Borges y su sobrino Pancho Bonilla Curbelo, aparte de otros miembros más en esta familia. Pancho Bonilla fue un albañil que intervino, en 1932, en las obras primeras de la Sociedad de Máguez, como el Salón.

 

También fue un albañil destacado Pablo Figuera Rivera, que hizo el aljibe e intervino en la Iglesia de Ye, habiendo hecho obras particulares a Juan Pablo de León, Marcelino Ramírez y algunos otros. También Rogelio Montero y sus varios hijos.

 

Hablando de albañiles en Haría no podemos dejar detrás a maestro Bonifacio, maestro de obras procedente de La Villa, que hizo la Casa Consistorial, dos casas a Antonio López Fontes en la Plaza, el billar de Ladislao y la casa de Gabino Hernández.

 

En el municipio de Haría han destacado otros muchos albañiles, pero en este corto espacio no podemos dar cabida a todos, y brindémosle a ellos un emocionado recuerdo por el buen hacer en tan bonita profesión, a todos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Accesibilidad