El Mirador de Guatifay

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

gregorio

Por Gregorio Barreto Viñoly

 

 

Referencias de los mecánicos más antiguos del entorno

Nos vamos a referir en esta ocasión al buen hacer de nuestros mecánicos, en especial de los más antiguos, a partir de la aparición de los vehículos de motor en la Isla, allá por el año de 1920, tratándose en realidad de una profesión nueva.

 

En los primeros tiempos de la aparición de los coches, los mecánicos eran los mismos chóferes, ya que ellos iban aprendiendo, por la experiencia, a practicar alguna reparación sencilla en los vehículos, y entonces se arreglaban algunos desperfectos mediante la utilización de verga o alambre y a veces hasta con hilo o soga, pero eso ya pasó a la historia y ahora los coches vienen tan sofisticados, que solo se les puede hacer alguna reparación con la intervención de algún profesional mecánico, porque es muy difícil de entenderlos uno que no sea mecánico, y así y todos vienen con sus claves.

 

El mecánico más antiguo que ejerció como tal en el municipio de Haría fue Don Fermín Santana López, proveniente de Las Palmas, que se situó a principios de los años de 1930 en Lanzarote, casando en Máguez en primeras nupcias con Doña Catalina Borges Dorta y en segundas con Doña Amelia Torres Betancor. Fue conocido por Maestro Fermín, y la verdad es que además de haber sido el mejor mecánico del entorno, fue también maestro de mecánicos, ya que enseñó a varios jóvenes de Haría.

 

También fue un buen mecánico, y de los más antiguos, Don Narciso Bonilla Delgado, que vino a Haría a principios de los años de 1940 como soldado en el Batallón, como maestro armero, casando con Manuela Mesa Bonilla, y se situó contiguo a la Plaza de Haría, hoy Centro Social La Tegala, conocido por Maestro Narciso.

 

Ya, posteriormente, uno de los grandes mecánicos de Haría, situado en Máguez, fue Marcial Barreto Viñoly, discípulo de Maestro Fermín, como también lo fue Marciano Acuña Brito, que se dedicó luego más bien a herrería y fontanería. Y también lo fue Rafael Perdomo León, que casara y pronto se fuera para Venezuela.

 

Otro buen mecánico y chófer fue Andrés Arráez Callero, que además fue hasta relojero. También fue mecánico su hijo Andrés Arráez Castro.

 

Hay otros que fueron herreros, como Eduardo Villalba Fontes, Artístides Bonilla González, Antonio García Betancor y Alexis García Betancor, y latoneros como Domingo González y Tomás González Cruz, Eligio Hernández Vega, Antonio Hernández Viñoly, Gilberto Perdomo Camejo o Wilfredo Vargas. Y enlañador Enrique Miralles Domenech.

 

Además hubo varios mecánicos más en el municipio de Haría, pero ubicados en Haría haremos referencia a Alfredo de León Robayna y Manuel Zerpa Torres, aparte de otros ubicados en diversos lugares, como Francisco Villalba de León, Francisco Villalba Niz, Juan Morales Perdomo, José A. Morales Perdomo, Andrés Morales Melián, Marcial Ramírez Barreto, en Arrecife, Antonio Matías Perdomo Torres, Andrés Brito Betancor, Rafael Mesa Callero, Rafael Ramírez Perdomo, José Ramírez Perdomo, Vicente Betancor Caraballo, Ángel Mesa Suárez, Manuel Fernández Martín, Gerardo Niz Zerpa, Antonio Niz Hernández, José Manuel Niz Hernández, Víctor Hernández Peraza, Víctor Luzardo Hernández, Domingo Torres Curbelo y otros no identificados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Accesibilidad