El Mirador de Guatifay

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

gregorio

Por Gregorio Barreto Viñoly

 

 

 Exposición fotográfica de Javier Reyes sobre el derribo de la Iglesia

El día 25 de marzo de 2014, día de la Encarnación, y dentro de las Fiestas que se están celebrando en honor de la Virgen en el municipio de Haría, se expuso en el Centro Sociocultural La Tegala una muy bonita exposición fotográfica de unas veinte fotos, de las cuarenta que completan esta colección, cuyo autor es nuestro amigo hariano, Don Javier Reyes Acuña, cuyas fotos ya pueden catalogarse dentro de la Historia de Haría, que se puede ver hasta el día 30 de abril, y que se corresponden con los detalles de cómo era antes el antiguo edificio de la Iglesia, y luego de su deterioro y de los momentos en que se iba tirando o derribando el antiguo Templo Parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación, en el año de 1963.

 

En dichas imágenes se perciben los detalles de cómo era la antigua Iglesia, con sus naves, su coro, su altar mayor, su púlpito, su sacristía, su cementerio que daba a la Calle Fajardo y los detalles del derribo, el cual fue llevado a cabo por Don Santiago Hernández, de Teguise, que tuvo que acoplar maquinarias para tirar por la obra, por lo fuerte que estaba, siendo alcalde a la sazón Don Juan Pablo de León Guerra, siendo cura pá- rroco Don Juan Arocha Ayala, fallecido el 9 de junio de 1966, y que luego lo fue su antes coadjutor, Don Enrique Dorta Alfonso, que falleciera en Las Palmas el 13 de septiembre de 1994, con 69 años.

 

Se trata del hecho más triste y lastimoso que se encuadra en la historia de Haría, de muy triste recuerdo, pero no queda más remedio que recordarlo, pues el templo derribado era una verdadera joya y fue copiada de él la Iglesia de San Ginés de Arrecife, de construcción mucho más reciente.

 

Este triste episodio nace de un fuerte temporal de lluvia y viento que se presentó en Haría el día 22 de febrero de 1956, afectando en primer lugar al techo de la nave central, que empezó a resquebrajarse y caer trozos al interior, y hubo de ser abandonada por ello, cuando estaba de alcalde Don Mariano López Socas, el cual además fue diputado a Cortes y se desplazó a Madrid con el cura coadjutor, Don Enrique Dorta Alfonso, y con la ayuda del gobernador civil, Don José García Hernández, siendo cura párroco Don Juan Arocha Ayala, y se fueron a la Dirección General de Regiones Devastadas a pedir ayuda, y se consiguió una subvención de dos millones y medio de pesetas para su reconstrucción, y no cabían remiendos, sino su reconstrucción total, y así se llevó a cabo este desgraciado hecho, y al fin un sacrilegio.

 

Pero aparte de esta gran colección de fotos de Don Javier Reyes Acuña, también se halla en la exposición una preciosa maqueta elaborada por el artista afincado en Haría, Don Ramón Alfonso Hernández, donde se recoge no solo el antiguo Templo Parroquial en miniatura, sino que además, se coge un encuadre inmediato de la Plaza de Haría, que sin duda, representan otra maravilla para el recuerdo de la Historia de Haría.

 

Don Javier Reyes Acuña tuvo la buena y sana intención de ir siguiendo los pasos del deterioro del precioso Templo de Haría, y ahora se transmite por él mismo como patrimonio a la isla de Lanzarote y al devenir de la historia de Haría, desde un archivo fotográfico que conserva y que se considera el más importante de la isla de Lanzarote.

 

Con la obra de estos dos artistas debemos regocijarnos de estos valiosos trabajos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Accesibilidad