Balcón de Haría

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

gregorioPor Gregorio Barreto Viñoly. Cronista oficial del municipio de Haría

 

De la marisquería de antes, de las factorías y de la pesca en general

 

Desde muy antiguo, el municipio de Haría, como uno más de la isla de Lanzarote, tenía una actividad únicamente, y era la de la agricultura, asociada con la ganadería como formando una cosa sola, y eso venía desde la casa porque en todos los hogares agrícolas también había ganadería, ubicada en sus cuartos de atrás o traseros, porque era algo conjunto que formaba parte del sustento diario que había que ganarse, pero ahora nos vamos a dedicar a informar de la pesca en nuestro mismo entorno.

 

Desde muy antiguo, nuestros antepasados guanches también se dedicaron a la actividad de la pesca en alguna de sus maneras, y digamos que lo más ancestral se basa en las labores de marisquería y antiguamente, por cierto, las costas estaban bastantes sanitas porque entonces había muy poca gente que se dedicara a las labores de la marisquería, aparte de que había poca población, y así habían lapas y burgaos y otros mariscos de tamaños muy grandes, pero las personas que se dedicaban al marisqueo, la mayoría lo hacían para aumentar las posibilidades de comida en la casa, y habían algunas personas, en especial mujeres, que se dedicaban a preparar botellas de escabeche, y así se llegaban a vender algunas botellas, algunas veces por necesidad, que hacían especialmente con burgaos, sacándolos de su cascarón mediante unas agujas, y así con muchas penas y trabajos llegaban a llenar o completar algunas botellas para venderlas, a veces por pura necesidad, pero a veces para dotar de comida a la casa, pero había algunas mujeres que se echaban para la boca más burgaos que los que ponían en las botellas, cuando estaban en el trabajo, por ansias de comer y al fin por hambre, aunque buscaban el controlarse o moderarse, pero también empezaba a aflorar por estas latitudes lo que se denominaba como pesca submarina, en poco.

 

Pero aparte de la marisquería como tal, también se asociaban el morenear o moreniar y el pulpiar o pulpeo, y también, a veces, había algunos que pescaban de caña desde tierra o también con un pequeño barco o con una liña, y llegaban a coger algunos, hasta unos estupendos meros, que eso era para chuparse los dedos, pero no digamos nada de los pulpos que se llegaban a coger, y muchas veces se iba a lo que llamaban Mar de Arriba, y otras veces se iban a la Mar de Abajo, y recuerdo de verlos yo personalmente cuando llegaban en sus burros, pero que traían las genas, que venían a ser unos cueros de cabra, abiertos, y a veces venían estas especies de sacos llenos, y eso podía decirse que llenaba la casa.

 

Vayamos también a una época en que fue una gran riqueza el hecho de fundarse o crearse las factorías, que en los años de 1950 dieron mucho trabajo a la gente de la isla, tanto hombres como mujeres, y se recuerda la cantidad de trabajadores que se iban a estas factorías, pero ya no solo en cuestiones de tratamiento del pescado, sino su colocación en las cajas, hacerlas, trabajos eléctricos y otros tantos derivados y más, pero ya en los años de 1970 empezó la decadencia y más con la muerte de Franco en 1975, en que Marruecos hizo con el gran banco pesquero canario-sahariano lo que quiso, y ya al poco llegó la ruina de las factorías que había en Lanzarote, como la Afersa, La Lamberti, la Rocar y algunas otras.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Accesibilidad