Balcón de Haría

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter

gregorio

Por Gregorio Barreto Viñoly

 

 

De las celebraciones familiares y festivas que se hacían antes en los pueblos

Si nos remontamos a la antigüedad no muy lejana y nos situamos en la familia y amistades, eso era muy distinto a lo que tenemos ahora, pues antes se respiraba necesidad y falta de todo, mientras que ahora puede decirse que vivimos en la abundancia, aunque en la mayoría de los casos no sea tan floreciente como quisiéramos.

 

Uno de los actos más importantes en los pueblos era la celebración de un matrimonio, con su boda, y eso se hacía normalmente en las casas particulares de los padres, bien del novio o de la novia, con algo de comida casera normal, bien si se conseguía algo de cochino y se hacían dulces caseros, y el vino que no faltaba, que solía ser de la familia, y se hacía los domingos por la tarde, y ahora hay que ver el montaje que se hace en un evento de estos, en restaurantes algunos muy caros, algunas veces en sociedades y hasta en hoteles, juntando a centenares de invitados.

 

Otra de las celebraciones que había antes era la del velorio, y en realidad la parturienta se metía en la casa unos días y estaba pendiente de recibir alimentos, porque ya no solo para ella, sino que además había que cuidar bien a la cría, y así solían ir los parientes y vecinos a visitarla por las tardes o noches y se jugaba a la baraja para pasar mejor el rato, como el siete y medio, el chico y el grande, y otros. A poco de ocurrido el velorio, había que acudir a la Iglesia a bautizar al recién nacido, y se procuraba hacerlo bastante temprano, porque se temía mucho el que por abandono, la cría llegara a morir sin haberse bautizado, por lo que se decía de morir pagano, y eso se temía mucho y se pensaba que el hogar sería muy castigado por la providencia por la muerte de un niño pagano en la casa. Eso ya se celebra como si fuera una boda, ocasionando otro gran gasto de comistraje y bebidas a la familia, en un restaurante bastante caro a veces.

 

Otro gran gasto que hace la familia de ahora es el motivo de la celebración de la primera Comunión, y lo mismo, ahora estos actos se celebran también como si fuera una boda, con un montón de invitados y con un gran gasto para la familia, cuando eso antes no se celebraba, o apenas llamaba la atención. Pero es que resulta que ahora también significa otro gran dispendio la celebración del cumpleaños de la niña o el niño de la casa, porque de los viejos pocos se acuerdan o poco tienen en cuenta, pero en la juventud sí que tiene muy en cuenta ahora, cuando antes apenas se notaba en la casa y no significaba un gasto para la familia.

 

Y además tenemos la despedida de soltero o de soltera, y aquí también se invita a muchos amigos y conocidos y el gasto para la familia llega a ser importante, y eso, igualmente antes, apenas se celebraba y más bien con los amigos más íntimos y la familia, pero no acarreaba ningún pago importante, pero ahora igual es como otra boda, cuando realmente la economía está mucho más saneada que antes. Hay que comprender que la sociedad evoluciona y hay que ir al ritmo de los tiempos, y si vienen gastos sociales, hay que soportarlos como mejor se pueda.

 

Pero además nos queda el día de la onomástica o día del Santo, y para eso también se hace una fiesta en un lugar público y eso sí que se celebraba antes por algunos, en especial cuando coincidía con el día de la fiesta del pueblo, pero sin más importancia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Accesibilidad