El Ayuntamiento concede a Tito Dorta Caraballo y a la familia Mesa Armas los ‘Premios Haría 2018’

Familia Mesa Armas

El Ayuntamiento de Haría acordó, en sesión ple­naria celebrada este martes, 5 de junio, conceder a Tito Dorta Caraballo y a la familia Mesa Armas, propietaria del restaurante El Amanecer, los ‘Premios Haría 2018’, destinados a aquellas personas o instituciones con una trayectoria destacada y que han contribuido con su trabajo al progreso y desarrollo del municipio norteño.

 

De Tito Dorta Caraballo, quien a sus 87 años continúa colaborando con los vecinos de Órzola, se destaca su inestimable y desinteresada labor en pro del desarrollo de dicha localidad del norte de la Isla, así como su generosidad y gran calidad humana.

 

Por su parte, la familia Mesa Armas ha contribuido, con su trabajo durante años en el reconocido local ubicado en el pueblo de Arrieta, al desarrollo económico y a la promoción turística del municipio de Haría a nivel nacional e internacional.

 

El acto institucional en el que se hará entrega de dichos galardones tendrá lugar el domingo, 24 de junio, a las 21:00 horas, en el Auditorio de Jameos del Agua

 

 

Tito Dorta CaraballoTito Dorta Caraballo

 

El compromiso social y la solidaridad han sido y siguen siendo dos valores esenciales en la vida de  don Tito Dorta Caraballo. Si a ello le unimos el talante generoso y humano, del que hace gala a diario, podemos afirmar que nos encontramos ante una persona buena en todos los sentidos de la palabra.

Don Tito Dorta Caraballo nace el 14 de abril de 1931 en el pueblo de Órzola. Es el cuarto hijo  del matrimonio formado por don Santiago Dorta de León y doña Francisca Caraballo Luzardo.

 

Contrae matrimonio con doña Piedad García García el 7 de agosto de 1960 en la Ermita de San Juan de Haría. Fruto de su relación nacerán Margarita y Luis Ramón Dorta García.

 

La vida de don Tito Dorta Caraballo ha girado siempre en torno al pueblo y a los vecinos de Órzola. Su niñez y adolescencia transcurre en el seno de una familia humilde dedicada fundamentalmente a las faenas agrícolas. Cuando apenas cuenta con 14 años su padre pierde la mano izquierda al estallarle una granada en la playa de La Cantería. Este desgraciado incidente hace que comience a trabajar con su progenitor en las labores del campo.

 

La mayor parte de la vida laboral de don Tito Dorta Caraballo ha estado siempre ligada a la actividad agrícola aunque, en momentos puntuales, la compagina con otros trabajos que le aportaron experiencia y saber. Trabaja de  marinero, guarda, salinero, quemando cal junto a don José Manuel Hernández y de peón en la construcción, junto al albañil don Julián Hernández.

 

Durante más de veinte años don Tito Dorta Caraballo y don José Manuel Hernández se dedicaron a la quema de la cal en Órzola hasta la proliferación del uso del cemento y las pinturas sintéticas.

 

Desde muy joven Don Tito Dorta Caraballo participa y colabora activa y desinteresadamente en las actividades del pueblo de Órzola. Durante muchos años formó parte de la parranda de timple y guitarra del pueblo.

 

Su primera colaboración en las Fiestas de Santa Rosa la realiza cuando apenas cuenta con 15 años. Su cometido era la de engalanar el recinto donde se iba a celebrar el baile. Año tras año su implicación se fue haciendo cada vez mayor a la par que las Fiestas de Santa Rosa iban  creciendo en importancia y participación.

 

Durante más de sesenta años don Tito Dorta Caraballo ha formado parte activa, junto a otros vecinos del pueblo de Órzola,  de la organización de las Fiestas de Santa Rosa. Su cometido ha sido múltiple; encargado de engalanar el recinto de las fiestas y las calles, de tirar los voladores, de organizar el asadero (buscaba la madera, asaba y  repartía el pescado) de confeccionar a “Queveo”, muñeco de trapo que se quema en la hoguera, de organizar las luchadas, así como de otras muchas actividades necesarias para el correcto desarrollo de las fiestas.

 

Con el paso de los años don Tito Dorta Caraballo ha tenido que ir delegando en otras personas muchos de los cometidos realizados durante décadas y es aquí donde ha quedado reflejada, una vez más, su enorme generosidad. A la edad de 84 años enseña a los chicos más jóvenes a confeccionar el muñeco “Queveo” y a tirar los voladores para que estas tradiciones se sigan manteniendo durante las Fiestas de Santa Rosa.

 

Pero el compromiso de don Tito Dorta Caraballo con su pueblo va mucho más allá de su colaboración en las fiestas. Durante años fue el encargado, junto a Julián Hernández, de extender la tierra en el camino viejo, única vía de acceso al pueblo de Órzola hasta la consturcción de la carretera de la costa, para que los vecinos pudiesen circular con sus vehículos sin dificultad.  También fue el encargado de cuidar y mantener en óptimas condiciones el Aljibe del Gobierno para que los vecinos de Órzola pudiesen hacer uso del agua cuando fuese necesario hasta que Órzola contó con una red de abastecimiento de agua potable. Su trabajo consistía en hacer los testes en la carretera para recoger el agua de la lluvia, cuidar de que no se rebosara el aljibe, medir el agua recogida, hacer la lista de los vecinos que necesitaban agua, cuidar de que la distribución de la misma se hiciera correctamente así como trasladar todos los datos al ayuntamiento.  Don Tito Dorta Caraballo también formó parte del grupo de vecinos que, de forma desinteresada, trabajó durante muchos fines de semana para la construcción de la iglesia de Órzola. Ellos fueron los encargados de hacer los cimientos y levantar las paredes.

 

Los conocimientos atesorados y la experiencia adquirida a lo largo de la vida han sido claves para que don Tito Dorta Caraballo participe desintresadamente en la grabación de un documental sobre el proceso de la quema de la cal y en la realización de un taller de gofio, durante más de una década,  en la granja recreativa “Pardelas Park” de Órzola.

 

El pueblo de Órzola, a través de la Comisión de Fiestas, reconoció la labor desempeñada durante tantos años por don Tito Dorta Caraballo en un emotivo homenaje celebrado durante las Fiestas de Santa Rosa en el año 2012.

 

En la actualidad, don Tito Dorta Caraballo, a sus 87 años, continúa colaborando con los vecinos de Órzola.

 

Por su inestimable y desinteresada colaboración en pro del desarrollo del pueblo de Órzola, así como  por su generosidad y gran calidad humana, es por lo que el Pleno del Ayuntamiento de Haría, reunido en sesión extraordinaria y urgente el 5 de junio de 2018, le concede el “Premio Haría 2018” a don Tito Dorta Caraballo.

 

 

Familia Mesa Armas (El Amanecer)

 

La puesta en marcha y gestión del restaurante “El Amanecer” durante treinta y tres años por los hermanos Mesa Armas ha contribuido, sin lugar a dudas, a la activación y dinamización económica y turística de Arrieta y por ende del municipio de Haría.

 

El ambiente familiar, el esmerado trato dispensado a los clientes, la utilización de productos locales, la calidad y sencillez de sus platos, la estabilidad de la plantilla, la ubicación del resaturante al borde del mar y la gestión familiar han favorecido el desarrollo y éxito del restaurante.

 

Los hermanos Mesa Armas han logrado con los años convertir el restaurante “El Amanecer”, no solo en un referente de la gastronomía local sino también, en un ejemplo de emprendeduría basada en la  gestión familiar.

 

La idea de poner en marcha el restaurante parte de  Manuel Felipe Mesa Armas. Su experiencia como camarero en el Mirador del Río,  el deseo de que todos sus hermanos trabajen en un proyecto común y el incipiente desarrollo turístico de la localidad de Arrieta, unido al apoyo incondicinal de sus padres Felipe Mesa Romero y Aurora Armas Mesa, quienes no dudaron en cederles la casa familar para la puesta en marcha del restaurante, fueron claves en el desarrollo de dicho proyecto gastronómico.

 

Los hermanos Antonio, Manuel Felipe, Trini, Tomás y Orlando Mesa Armas inauguraron el restaurante “El Amanecer” el 24 de septiembre de 1985. Un sueño hecho realidad que cristalizó con el tiempo en uno de los restaurantes locales de mayor prestigio y proyección nacional e internacional.

 

El carácter familiar del restaurante viene dado, no solo  por la afabilidad de sus dueños sino también, por el equipo humano que conforma la plantilla. En sus inicios Trina, Antonio y Tomás eran los encargados de la cocina mientras que Orlando, Manuel Felipe y su tío Jesús Armas atendían el comedor. A medida que la clientela va aumentando se hace necesaria la contratación de más personal. Adán Méndez y Antonio Betancor  fueron los primeros camareros contratados fuera del seno familiar.  En la actualidad son trece las personas que conforman el equipo de trabajo.

 

El éxito de la cocina del restaurante “El Amanecer” emana de la sencillez de sus platos y de la utilización de productos locales de calidad como así queda constatado por los numerosos clientes que acuden con asiduidad al restaurante.

 

Muchas han sido las personalidades de diferentes ámbitos de la sociedad, la cultura y la política que, atraídas por las buenas críticas culinarias del restaurante, han querido disfrutar de algunos de sus platos. Podemos destacar al escritor Antonio Gala, la actriz y presentadora Concha Velazco, los deportistas Perico Delgado y Echevarría, los actores Gabino Diego y Edu Soto, el presentador Jesús Manuel Parada, el multimillonario mexicano Carlos Slim, los ex presidentes del Gobierno Español Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, el cónsul argentino en Gran Canaria, Gustavo Van Gelderen, el cónsul de Cuba en Canarias, Ulises Barquín, así como el ex presidente del Gobierno de Canarias Jerónimo Saavedra.

 

A lo largo de su trayectoria el restaurante “El Amanecer” ha sido galardonado con varios premios  entre los  que destacan  el Premio Nacional de Gastronomía Plato de Oro 2007 otorgado por la emisora de Radio Turismo en Madrid, en reconocimiento a la labor y demostrada trayectoria profesional y el  Premio Distinguidos del Turismo otorgado en el año 2010  por el Cabildo de Lanzarote.

 

En el mes de mayo del presente año los hermanos Mesa Armas abandonan  la gestión del restaurante “El Amanacer” para iniciar un nuevo camino en sus vidas. Han sido treinta y tres años de duro trabajo donde las jornadas de 12 horas diarias no les han permitido el descanso y la vida familiar que siempre han anhelado.

 

Por contribuir con su trabajo al desarrollo económico y a la promoción turística del municipio de Haría a nivel nacional e internacional, es por lo que el Pleno del Ayuntamiento de Haría, reunido en sesión extraordinaria y urgente el 5 de junio de 2018, le concede el “Premio Haría 2018” a la familia Mesa Armas, propietaria del restaurante “El Amanecer”